Spanish Poems





TRADUTTORE TRADITORE

About this blog
Poemas en Inglés es un blog que pretende acercar poemas de lengua inglesa al castellano
Sentences
"Por principio, toda traducción es buena. En cualquier caso, pasa con ellas lo que con las mujeres: de alguna manera son necesarias, aunque no todas son perfectas"

Augusto Monterroso

-La palabra mágica-

"Es imposible traducir la poesía. ¿Acaso se puede traducir la música?"

Voltaire

"Translating poetry is like making jewelry. Every word counts, and each sparkles with so many facets. Translating prose is like sculpting: get the shape and the lines right, then polish the seams later."

James Nolan

"La traducción destroza el espí­ritu del idioma"

Federico García Lorca
Federico García Lorca -Fábula y rueda de los tres amigos-
lunes, 19 de septiembre de 2005
Fábula y rueda de los tres amigos

Enrique,
Emilio,
Lorenzo.

Estaban los tres helados:
Enrique por el mundo de las camas;
Emilio por el mundo de los ojos y las heridas de las manos,
Lorenzo por el mundo de las universidades sin tejados.

Lorenzo,
Emilio,
Enrique.

Estaban los tres quemados:
Lorenzo por el mundo de las hojas y las bolas de billar;
Emilio por el mundo de la sangre y los alfileres blancos;
Enrique por el mundo de los muertos y los periódicos abandonados.

Lorenzo,

Emilio,
Enrique.
Estaban los tres enterrados:
Lorenzo en un seno de Flora;
Emilio en la yerta ginebra que se olvida en el vaso;
Enrique en la hormiga, en el mar y en los ojos vacíos de los pájaros.

Lorenzo,

Emilio,
Enrique,
fueron los tres en mis manos
tres montañas chinas,
tres sombras de caballo,
tres paisajes de nieve y una cabaña de azucenas
por los palomares donde la luna se pone plana bajo el gallo.

Uno

y uno
y uno.
Estaban los tres momificados,
con las moscas del invierno,
con los tinteros que orina el perro y desprecia el vilano,
con la brisa que hiela el corazón de todas las madres,
por los blancos derribos de Júpiter donde meriendan muerte los borrachos.

Tres

y dos
y uno.
Los vi perderse llorando y cantando
por un huevo de gallina,
por la noche que enseñaba su esqueleto de tabaco,
por mi dolor lleno de rostros y punzantes esquirlas de luna,
por mi alegría de ruedas dentadas y látigos,
por mi pecho turbado por las palomas,
por mi muerte desierta con un solo paseante equivocado.

Yo había matado la quinta luna
y bebían agua por las fuentes los abanicos y los aplausos,
Tibia leche encerrada de las recién paridas
agitaba las rosas con un largo dolor blanco.
Enrique,
Emilio,
Lorenzo.
Diana es dura.
pero a veces tiene los pechos nublados.
Puede la piedra blanca latir con la sangre del ciervo
y el ciervo puede soñar por los ojos de un caballo.

Cuando se hundieron las formas puras
bajo el cri cri de las margaritas,
comprendí que me habían asesinado.
Recorrieron los cafés y los cementerios y las iglesias,
abrieron los toneles y los armarios,
destrozaron tres esqueletos para arrancar sus dientes de oro.
Ya no me encontraron.
¿No me encontraron?
No. No me encontraron.
Pero se supo que la sexta luna huyó torrente arriba,
y que cl mar recordó ¡de pronto!
los nombres de todos sus ahogados.


Fable and round of the three friends

Enrique,
Emilio,
Lorenzo.

The three of them were frozen:
Enrique in the world of the bed;
Emilio in the world of eyes and wounded hands,
Lorenzo in the world of roofless universities.

Lorenzo,
Emilio,
Enrique.

The three of them were burning:
Lorenzo in the world of leaves and billiard balls;
Emilio in the world of blood and white pins;
Enrique in the world of the dead and abandoned newspapers.

Lorenzo,

Emilio,
Enrique.
The three of them were buried:
Lorenzo in Flora’s breast;
Emilio in a forgotten glass of gin;
Enrique in the ant, the sea and the empty eyes of the birds.

Lorenzo,

Emilio,
Enrique,
the three of them in my hands were
three Chinese mountains,
three shadows of horses,
three snowy landscapes and one cabin of lilies
by the dovecotes where the moon lies flat beneath the rooster.

One

and one
and one.
The three of them were mummified,
by the flies of winter,
by the inkwells that dogs piss and burrs despise,
by the breeze that freezes the heart of every mother,
by Jupiter's white wreckage where the drunkards snack on death.

Three

and two
and one.
I saw them lose themselves weeping and singing
by a hen’s egg,
in the night that showed its tobacco skeleton,
in my sorrow full of faces and stabbing splinters of moon,
in my joy of gears and whips,
in my chest disturbed by doves,
by my deserted death with a single mistaken passerby.

I had killed the fifth moon
and the fans and applause drank water from the fountains,
Lukewarm milk locked up in the woman who just gave birth
shook the roses with a long white pain.
Enrique,
Emilio,
Lorenzo.
Diana is hard,
but sometimes her breasts grow cloudy.
The white stone may pulse in the blood of a stag
and the stag can dream through the eyes of a horse.

When the pure forms sank
in the cri-cri of daisies,
I knew they had assassinated me.
They combed the cafes, cemeteries and churches,
they opened the wine-casks and closets,
destroyed three skeletons to take their gold teeth.
But they couldn’t find me.
They did not find me?
No. They did not find me.
But it was known the sixth moon fled above the torrent,
and the sea— suddenly!— remembered
the names of all it had drowned.

Translated by Jim Doss

Etiquetas:

posted by Bishop @ 15:30  
0 Comments:
Publicar un comentario en la entrada
<< Home
 
About the author
  • Para localizar un poema determinado utilizar la secuencia Ctrl+F y escribir la palabra correspondiente.
  • Para ponerse en contacto con el autor del Blog

  • Los poemas de este blog pueden aumentar con tu colaboración, si tienes alguna traducción de algún poema de lengua inglesa que te guste y quieres enviárnosla, será bienvenida.
Poets
Previous Posts
Favorite blogs
Other cool blogs
Search
    Google
    Google Aquí­
Resources

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs